20 de febrero de 2022

¿Qué diferencia hay entre una planchadora mural y una calandra?

¿Planchadora mural o calandra?

¿Conoces las diferencias entre una calandra y una planchadora mural para escoger la maquinaria que mejor se adapte a las necesidades de tu negocio? Si estás montando o rediseñando tu lavandería industrial seguramente tengas dudas y no sepas con exactitud qué equipos elegir.

En este post queremos ayudarte a resolverlas y, en concreto, nos centraremos en contarte las diferencias que hay entre una planchadora mural y una calandra, además de sus distintos tipos.

Las lavanderías industriales son la solución más práctica para las empresas que trabajan con grandes volúmenes de ropa. En este tipo de espacios es importante contar con máquinas que no solo puedan trabajar y procesar cantidades y volúmenes considerables de ropa, sino que deben soportar ritmos constantes e intensos de lavado.

Calandra para lavandería industrial

En DOMUS estamos especializados en el desarrollo, mejora y comercialización de este tipo de máquinas para lavanderías industriales. Creamos productos con materiales robustos que pervivan a lo largo del tiempo para que tu inversión se vea recompensada.

Pero, por encima de todo, diseñamos máquinas personalizables que se adapten a múltiples espacios y dinámicas de trabajo para que encajen en tu lavandería. En nuestro catálogo puedes encontrar máquinas destinadas al planchado industrial y quizás aún no sepas cuál puede ser la mejor inversión para tu negocio. No te preocupes más porque estás a punto de descubrirlo.

Planchadoras murales

La principal diferencia entre las planchadoras murales y las calandras reside en que la planchadora acepta ropa con un menor grado de humedad residual, al ser únicamente planchadora, no una secadora-planchadora como la calandra. Por este motivo se recomienda planchar cubre mesas u otra ropa plana con un previo secado, con una humedad residual en torno al 20 %.  

Ambos son equipos profesionales de planchado que garantizan el perfecto acabado del lavado y el máximo cuidado de las prendas. Mediante la aplicación de calor y el uso de rodillos pueden planchar grandes cantidades de ropa y prendas de mayor tamaño de forma muy eficiente.

calandra industrial para lavadería

Las planchadoras murales son más pequeñas que las calandras y tienen un funcionamiento sencillo e intuitivo. Las prendas se introducen por la parte frontal de la máquina, de este modo pasan por el rodillo mientras se les aplica calor y salen planchadas también por la parte frontal.

Debido a su tamaño más reducido y a que disponen de menos funcionalidades que las calandras, son la opción ideal para negocios que no trabajen con volúmenes muy grandes y que requieren de inversiones controladas.

Es la solución ideal para albergues, restaurantes o pequeños hoteles que requieren de un planchado diario de sábanas, toallas y manteles.

Las planchadoras murales de DOMUS están elaboradas en acero inoxidable y cuentan con microprocesadores electrónicos para el encendido y el apagado, así como para el control de la temperatura que va de los 50 a los 180°C.

Calandras para lavandería industrial

Las calandras son máquinas de secado – planchado diseñadas para mejorar el rendimiento y la productividad de tu lavandería industrial. Soportan ritmos intensos de trabajo y cuidan de las prendas al máximo. Además, cuentan con procesadores que permiten adecuar el proceso de planchado a las necesidades de cada servicio para ahorrar en energía y en tiempo.

Lo importante al diseñar una lavandería, es dimensionar la calandra a posibles crecimientos, ya que es fácil añadir lavadoras o secadoras a una lavandería que crece en producción, pero es importante tener la calandra con previsión para que pueda absorber el crecimiento.

Las calandras Domus son las únicas del mercado con la opción de velocidad variable en la alimentación: OPTIMAL FEEDING. Esto es fundamental para sacar el máximo partido a la calandra, ya que la velocidad se reduce para poder alimentarla manualmente, mientras que se acelera en el planchado.

El operario que trabaja con una calandra sin la ayuda en la alimentación, es incapaz de alimentar la calandra a la velocidad alta de planchado, por lo que no aprovecha toda su velocidad de planchado ni toda su producción, y debe reducir la velocidad para poder introducir las prendas. Es muy importante ser conscientes de esta ventaja, puesto que va a revertir directamente en la productividad y eficiencia de toda la lavandería.

Por lo general, las calandras suelen ser de mayores dimensiones que las planchadoras murales y representan inversiones mayores. Sin embargo, su gran eficiencia energética las convierte en la opción ideal para lavanderías con ingentes cantidades de trabajo, ya que a medio y largo plazo permiten ahorrar costes energéticos rentabilizando la inversión.

Las calandras murales de Domus

En DOMUS tenemos diversos modelos de calandras para adaptarse a cada negocio. A continuación, te presentamos las dos categorías más importantes en las que se dividen estas máquinas:

  • Calandras murales: Estas máquinas se componen de un sistema de rodillos y calefacción que permite realizar al mismo tiempo las labores de secado y planchado, optimizando el proceso final en el lavado de las prendas. Están integradas con sistemas de última generación como el Efficient Iron que ofrece control sobre la humedad aumentando la eficiencia energética de la máquina.

    También incorporan el mismo microprocesador TOUCH II que en lavadoras y secadoras, lo que facilita el uso, para programar el planchado de forma sencilla y rápida mediante una pantalla táctil, además de una larga lista de prestaciones relacionadas con la eficiencia energética. Destacar también que algunos de nuestros modelos ofrecen prestaciones avanzadas como quemadores de gas radiante, salida posterior o plegadores automáticos.

  • Calandras compactas: Estas calandras presentan una opción ideal para lavanderías pequeñas, pero con mucha actividad, ya que permiten aumentar la productividad, pero manteniendo dimensiones reducidas. Integran diversas funciones en una sola máquina por lo que permiten ahorrar tiempo y energía en cada uso.

    Una sola máquina puede secar, planchar, plegar y apilar la ropa en una sola operación y no necesitan más de 27 m² de espacio. Algunos modelos pueden llevar un introductor de pinzas automático, facilitando tanto el trabajo de planchado que puede funcionar con un solo operario. Pueden utilizarse con todos los sistemas de calefacción eléctrica, gas y vapor.

Sea cual sea tu decisión final, no dudes en consultar con uno de nuestros expertos todas tus dudas sobre las diferencias entre las planchadoras murales y las calandras.

Todas las consultas son gratuitas y sin compromiso porque en DOMUS queremos ayudarte a seguir creciendo. Completa el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo enseguida. ¡Así de simple!

Contactar con DOMUS
Volver a las noticias